Día 62/365

Una foto publicada por Siroko 365 (@siroko365) el

Día 62/365. Mi hijo Dante era muy pedigüeño. Cada cosa que veía, la quería. Hubo un momento en que no paré de comprarle pavadas y lo muy mal acostumbré, hago mea culpa. Hace ya un tiempo que le hice entender, que los regalos iban a ser sólo para ocasiones especiales o cuando él se portara excelentemente bien; los regalos iban a ser una especie de premio. Va un período largo que no le compro nada y hace días que me viene diciendo que se ha portado muy bien, como diciéndome “me merezco algo”, así que me fui a una juguetería y le compré un lindo regalo: un tren más para su extensa colección de trenes que ya debe de ascender a unos 100 si es que no me quedo corto. Pero se lo merece. Dante, esto es para ti.

← Volver al blog