Día 64/365

Una foto publicada por Siroko 365 (@siroko365) el

Día 64/365. Ya se lo había dicho a mi vecina: ni bien estén esas naranjas, se las cosecho. Con los nísperos, los limones y las ciruelas pasó eso y los disfrutamos de lo lindo. Y el otro día, cuando generosamente nos trajo de regalo una pequeña muestra de sus árboles cítricos y dijo “cuando gusten vayan y saquen todo lo que quieran”, dio el pie para saciar nuestros deseos de fruta, licuados, mermeladas y dulces, así que esta mañana fui a su casa y le coseché un montón de naranjas. ¡Qué bueno que es tener vecinos que tienen árboles frutales! Que se venga el invierno no más, que acá estamos bien surtidos de vitamina C :)

← Volver al blog