La historia de un símbolo de unidad

El túnel del Mont Blanc, construido tras la segunda guerra mundial, sirvió para unir a Francia e Italia de un modo definitivo. En su construcción ambos países trabajaron por el bien común y, por eso, este túnel se ha convertido en un símbolo de la unidad entre los pueblos.

← Volver al blog

También te puede interesar...