Pedaleando en la oscuridad. Consejos para andar en bici por la noche

Cuando las horas de sol disminuyen o entramos en el horario de invierno, volvemos a mirar a los rodillos para practicar ciclismo indoor. Pero, como diría Darth Vader: “If you only knew the power of the dark side”. Con luces de calidad, la ropa adecuada y algunas precauciones, el lado oscuro no solo es poderoso, sino que también es muy divertido, mucho más que quedarse en casa delante de una pantalla. 

Luces

Sin ellas no debes salir por la noche. Trasera y delantera. La trasera roja y la delantera blanca. Ambas pueden estar en modo fijo o parpadeante, depende de las circunstancias. 

La potencia viene indicada en lúmenes. Cuando más alto sea el número más capacidad luminosa tiene la luz. Para entendernos, más lúmenes = más brillo.

Para elegir las luces adecuadas debes conocer las normas de circulación de tu país o del país al que vayas a viajar, y hacerte tres preguntas:

  1. ¿Por dónde vas a rodar?
  2. ¿A qué velocidad?
  3. ¿Cuánto tiempo vas a pedalear en la oscuridad?

Según sean las respuestas necesitarás luces más o menos potentes. Las mejores y más potentes son caras, por tanto si tienes un presupuesto ajustado es muy posible que no puedas ir tan lejos, tan rápido y tanto tiempo como desearías. 

Si vas a circular por zonas bien iluminadas, tendrás suficiente con un set de luces “para ser visto”. Con ellas te haces más visible para peatones y otros vehículos. La delantera debe tener al menos 100 lúmenes para tener un mínimo de seguridad. Con más de 100 lúmenes te verán y verás mejor en zonas con peor iluminación.

Si además de por zonas bien iluminadas, también circulas por zonas con peor iluminación o sin iluminación, necesitarás luces “para ver” el terreno que tienes por delante. Con 500 lúmenes en la luz delantera te puedes mover bien por carreteras mal iluminadas. 1000 dan una buena visibilidad para circular rápido por carreteras sin iluminación. Todo lo que esté por encima de 1000 te dará mejor visión.

En zonas con poca o sin iluminación nuestra velocidad es un factor fundamental para elegir las luces adecuadas porque a mucha velocidad tenemos menos tiempo de reacción. Cuanto antes veamos el bache o el obstáculo, antes podremos reaccionar.

  • A 20-25 km/h entre 500 y 700 lúmenes. 
  • A más de 25 km/h, mínimo 700. 
  • Por encima de 30 km/h, 1000 lúmenes.
  • Todo lo que añadas por encima de 1000 lúmenes te ayudará a ver mejor en las bajadas.

En el ciclismo de montaña siempre es recomendable aumentar la potencia y añadir una luz en el casco para poder iluminar el lugar hacia donde estamos mirando. Esto es especialmente importante si circulas por senderos estrechos o si te atreves con rutas nocturnas con muchos descensos.



Tres elementos importantes para elegir luces: batería, instalación en la bicicleta y modos.

  1. Baterías.
  2. Instalación en la bicicleta.
  3. Modos.

Baterias

  • Recargables antes que a pilas.
  • Luces con batería incorporada o batería independiente.
  • Indicador del estado de carga para no quedarnos sin luz. 
  • Consejo para emergencias: Un set de luces “para ser visto” instalado en la bici o una pequeña batería externa para recargar las luces.

Instalación en la bicicleta

  • La gran mayoría de luces traen un sistema de anclaje. Hay diferentes formatos (juntas tóricas de goma, correas de plástico, velcros, abrazaderas metálicas, adaptadores para el soporte del ciclocomputador…)
  • Fíjate que sea válido para tu tija o sillín (luz trasera), y manillar o potencia (luz delantera). 
  • Nuestra elección de luces puede estar condicionada si necesitamos una fijación especial.
  • Los más simples son los de las luces “para ser visto” y los más complejos y resistentes para las luces más potentes, pesadas y caras.

Modos

  • Parpadeante y fijo.
  • Hay diferentes tipos de parpadeos para que las luces sean más llamativas.
  • En el fijo podemos tener 1,2 o 3 intensidades. Nos permiten adaptarnos a las condiciones de iluminación de la zona y también para evitar deslumbrar a otros vehículos o peatones.

¿Cómo colocar y dirigir las luces?

Las traseras deben ir en la tija o en el propio sillín. Los de la marca Fizik tienen un sistema de anclaje que lo permite. 

No deben quedar tapadas por la bolsa del sillín u otro elemento

ATENCIÓN los días de lluvia o si circulas por terrenos húmedos y sucios. La luz trasera puede quedar cubierta de suciedad y no ser visible.

Las luces delanteras deben apuntar ligeramente hacia abajo. Para enfocar la carretera y ver correctamente lo que tenemos delante. Así tampoco deslumbramos a otros vehículos o peatones. 

Ropa y Gafas

La gran mayoría de la ropa de ciclismo ya viene con elementos reflectantes, pero hay al menos cuatro prendas que deben tenerlos: Culotte largo, zapatillas, cubrezapatillas y guantes

El movimiento de las piernas y los pies al pedalear ayuda a que los elementos reflectantes se vean mejor. 

Unos guantes reflectantes facilitan que nuestras indicaciones al realizar giros o desplazamientos sean visibles. 

También puedes encontrar chaquetas, guantes o chalecos como el Langkawi de Siroko, de colores muy vivos y llamativos que añaden un extra de visibilidad. Incluso hay prendas fabricadas completamente con tejido reflectante diseñadas para circular por la noche o en la oscuridad. 

Si tu ropa no tiene elementos reflectantes puedes comprar bandas reflectantes elásticas para los antebrazos, tobillos o cintura. Son muy prácticas y las puedes encontrar online fácilmente. 

No salgas sin gafas. Simplemente cambia el cristal por uno transparente para proteger tus ojos del viento, del frío, de la suciedad y de los insectos. Una gafa fotocromática también puede servir. 

Sal en grupo

Puede parecer más peligroso, pero en realidad sucede todo lo contrario. Unas cuantas luces parpadeando son mucho más visibles que una sola. Al ver tantas luces, los otros vehículos toman más precauciones y por tanto el grupo está más seguro. 

Es importante respetar las normas de circulación y que haya buena compenetración en el grupo. Es decir que sea el grupo con el que normalmente sales a pedalear. Los ciclistas que tengan mejores luces delanteras deberían ir en cabeza para poder avisar al resto de compañeros de los baches o problemas en la carretera.

Rueda por sitios conocidos

Cuanto mejor conozcas el terreno, más seguro irás. Te sorprenderá tu capacidad para recordar baches, curvas y otras circunstancias del terreno por el que habitualmente das pedales. Pero tampoco te confíes en exceso, recuerda que es de noche y esa curva donde habitualmente hay grip puede estar húmeda y darte un susto.

Para realizar intervalos busca terreno conocido e iluminado. Así puedes concentrarte en el esfuerzo y dar el máximo.

Cuidado al atardecer y al amanecer

Aunque este sea un artículo con consejos para circular por la noche, no queremos dejar pasar la oportunidad de recomendarte precaución al amanecer y al atardecer. En estos momentos del día el sol está muy bajo y su brillo impacta frontalmente en nuestros ojos. Puede deslumbrar a ciclistas, peatones y a los conductores de otros vehículos, con lo cual debemos prestar especial atención.



Si vamos por una carretera o por la calle de nuestra ciudad, y el sol nos está cegando, también lo estará haciendo al resto de conductores y peatones con lo cual hay que circular con todas las luces encendidas en modo intermitente y con todos los sentidos puestos en lo que sucede a nuestro alrededor. Si no ves absolutamente nada es mejor parar, dar la vuelta y buscar un trayecto alternativo. Mejor prevenir que lamentar.

Por experiencia propia sabemos que andar en bici por la noche es menos inseguro de lo que parece. Primero porque suele haber menos tráfico y segundo porque, por lo general, los conductores somos más precavidos por la noche. Vemos menos y eso hace que vayamos a menor velocidad y prestando más atención a la carretera. Una luz intermitente de noche nos llama más la atención que a plena luz del día. Por tanto que la oscuridad no te eche para atrás. Equípate bien y conviértete en un ciclista nocturno.

 

← Volver al blog

También te puede interesar...