Guía de ropa de ciclismo para saber cómo vestirse en otoño

Ya estamos en ese momento del año en el que poco a poco tenemos que ir cambiando el outfit ciclista veraniego por uno más abrigado. Como ese cambio no se produce de un día para otro y cada región del mundo tiene un clima otoñal particular, los fabricantes han desarrollado un sinfín de prendas  para ciclismo que nos protegen del frío, el viento y la lluvia en sus distintas intensidades. Cualquier ciclista que quiera seguir disfrutando de la bicicleta durante el otoño debe mirar como es el clima otoñal en su área y a partir de ahí buscar la ropa y accesorios que mejor se adapten a sus circunstancias. Priorizando transpirabilidad, versatilidad y facilidad de quitar, poner y guardar. 

En esta guía básica vamos a repasar, de la cabeza a los pies, las distintas prendas que puedes usar para practicar ciclismo en otoño:

Cabeza

  • Gorro bajo el casco. No tiene por qué ser de invierno. Los hay de verano y de entretiempo. Con o sin protección para las orejas.

  • Calentador de orejas y cinta para la cabeza. Útiles si te gusta llevar las orejas protegidas, pero el resto de la cabeza al aire para refrigerar. 
  • Bandana. Te protege del sol, pero poco del frío, viento o lluvia. 
  • Gorra de ciclismo o casquette. Según lo caluroso que seas la puede usar de verano o de invierno. Las hay impermeables, pero no transpiran nada y si hace calor sudas mucho. Solo son recomendables para días de lluvia.
  • Casco aero o casco normal con carcasa. Al tener menos agujeros de ventilación o poder taparlos, puedes proteger la cabeza del frío.

Cuello


  • Chalecos, maillots y chaquetas ligeras con cuello alto. Más versátiles porque tendrás doble funcionalidad en una sola prenda.

Torso

En esta parte del cuerpo nos vestimos por capas por tanto la variedad aumenta de la misma forma que las posibles combinaciones. Prueba y error, aunque siempre es mejor llevar una capa de más que nos podamos quitar en caso de tener calor, a quedarnos cortos y pasar frío o mojarnos. 

  • Primera capa - Base Layer. Tipo Mesh de tejido sintético y manga corta o sin mangas para ciclistas calurosos y otoños cálidos. De lana merino manga corta o larga para ciclistas frioleros y zonas donde el otoño es frío. Recuerda que la base layer de manga larga siempre con maillot de manga larga o chaqueta ligera. 

  • Segunda capa - Maillot corto, maillot largo y chaqueta ligera. Una prenda de cada bien combinada con las diferentes opciones en la primera y tercera capa te permite adaptarte a cualquier rango de temperaturas. Puedes usar los maillots de verano si te pones una primera y tercera capa que te protejan y guarden tu calor corporal en caso de que haga frío. O buscar opciones con mayor gramaje, tejidos sin perforar, lana merino o con fibras sintéticas técnicas con propiedades aislantes o resistentes al agua. Hay de todo en todos los rangos de precios. 
  • Tercera capa - Desde el versátil chaleco en sus distintas versiones hasta el chubasquero o chaqueta de agua que metes en los bolsillos cuando amenaza lluvia y que cuando no lo llevas es cuando te pilla el agua. Incluso un maillot largo o una chaqueta ligera pueden ser una tercera capa de quita y pon.

Brazos

Los manguitos son imprescindibles si eliges el maillot de manga corta. No salgas de casa sin ellos, puestos o en los bolsillos del maillot. Los finos de verano te pueden servir si el otoño en tu zona es apacible, pero para afrontar el frío y el viento es mejor usar unos de invierno con algún tejido técnico. Algunos modelos tienen resistencia al agua.

Manos

Proteger esta parte del cuerpo es muy importante porque con las manos agarramos el manillar y con los dedos accionamos las palancas de freno y cambio. Por tanto, por comodidad y seguridad, hay que mantener las manos calientes y protegidas. Como cada ciclista es diferente estas son las distintas opciones:

  • Guantes cortos o mitones. Si el otoño es benigno y eres un ciclista caluroso puede que tengas suficiente con unos de verano. Los modelos de entretiempo llevan más protección en el dorso de la mano y los dedos. Puedes encontrar algún modelo tipo manopla desmontable. 
  • Guantes largos.
    • Guantes largos para verano. Se usan sobre todo en MTB. Características similares a las de los guantes cortos, pero cubriendo todo el dedo.
    • Guantes largos para el entretiempo. Ligeros y con un poco de aislamiento térmico, bien porque la tela es más gruesa o porque tienen tejidos técnicos sintéticos o naturales.
    • Guantes largos para el frío. Si el clima otoñal es frío y ventoso en tu región, aquí es donde debes buscar guantes porque son guantes con Gore-Tex®, Windstopper®, PrimaLoft®, Polartec®… Los modelos ligeros y finos son ideales para el otoño. 
    • Guantes largos para lluvia. Además de aislamiento contra el frío y el viento, ofrecen resistencia al agua. La contrapartida es que no son muy transpirables con lo que hace calor o vas rodando muy fuerte, las manos terminan empapadas interiormente. 

Piernas

  • Culote corto con aislamiento térmico y/o resistencia a la lluvia. Imagínate un culote largo de invierno en formato corto. Usan tejidos técnicos con y sin forro interior en los paneles. La cintura es más alta para protegerla del frío. Los tirantes pueden llevar forro y deben ser más firmes porque el culote pesa más. La pernera puede ser un poco más larga. Combinado con rodilleras y perneras, es una buena opción para zonas donde los otoños e incluso los inviernos son apacibles.
  • Rodilleras. Hay distintos modelos según las propiedades aislantes, pero para el otoño deben de ser calientes, transpirables, flexibles, con corte anatómico, costuras planas y detalles reflectantes. La bocamanga debe ser elástica para que se ajuste bien por debajo de la rodilla. Para que la rodillera no se baje, el borde superior debe de tener banda elástica con grip interno y externo que se fije al muslo y al culote. Al igual que las perneras lo habitual es usarlas por debajo del culote.
  • Perneras. Similares en características, propiedades y uso que las rodilleras, con la particularidad de que en el puño del tobillo pueden llevar una cremallera para que sean más fácil poner y quitar. 
  • Culote pirata o ¾. Hay modelos ligeros que son culotes cortos de verano con la pernera por debajo de la rodilla y modelos para el frío que son culotes largos menos 1 ⁄ 4 de pierna. Los primeros son interesantes para otoños suaves y ciclistas calurosos o que entrenan duro, mientras que los segundos están pensados para temperaturas en torno a 10 °C. Tienes dos prendas en una con sus ventajas e inconvenientes. Menos desembolso y mejor ajuste, pero si hace calor no te la puedes quitar. 
  • Culote largo ligero de entretiempo. Es un culote largo de invierno al que le quitas o reduces el aislamiento térmico en casi todos los paneles, dejando un forro fino en los paneles frontales que son los que más impactan con el viento y el frío. Pueden parecer poco versátiles, pero si el otoño, e incluso el invierno, en tu zona son suaves lo puedes usar mucho. También si eres un ciclista que en pleno invierno pasa calor con un culote largo de invierno. 

Pies

De dentro hacia fuera:

  • Calcetines más gordos, térmicos (sintéticos o lana merino). Aíslan más y son una opción barata.
  • Calzado con menor ventilación. Es la opción más cara porque necesitas al menos dos pares de botas de ciclismo, uno para verano y otro para invierno. No te lo recomendamos si te sudan mucho los pies. El calzado de invierno con membranas tipo Gore-Tex® lo dejamos solo para MTB otoñal.
  • Punteras . La opción más práctica. Protegen la parte frontal tapando los agujeros de ventilación de las botas y aislando los dedos del frío. Se quitan, se ponen y se guardan fácilmente.
  • Cubrebotas o cubrezapatillas. Para otoños suaves y ciclistas calurosos es suficiente con unos ultraligeros y aero de licra fina o los calcetines cubrebotas conocidos como belgian booties. Si el otoño es frío y ventoso hay que optar por tejidos aislantes a prueba de viento. Para los días de lluvia fina un modelo resistente al agua, pero transpirable. Si llueve mucho solo los de silicona a prueba de agua o un neopreno grueso te garantizan los pies secos durante un tiempo. Aunque el agua termina pasando.

Hasta aquí te podemos ayudar. Después cada ciclista tiene sus particularidades y sus preferencias personales. Lo que sirve para uno no sirve para otro. Prueba, error y aprender de la experiencia. De lo que sí estamos seguros es que la variedad es tan grande que es imposible que no encuentres la ropa adecuada para pedalear en otoño. Tres consejos para finalizar:

  1. Compra ropa transpirable, versátil y fácil de quitar, poner y guardar.
  2. Que tenga elementos reflectantes.
  3. Mantén tus manos y pies contentos.

 

← Volver al blog

También te puede interesar...