3 Técnicas para ganar seguridad con la bicicleta de carretera

En el ciclismo de carretera la seguridad es primordial. En anteriores ocasiones ya te hemos dado consejos para mejorarla. Por ejemplo el uso de luces y elementos reflectantes, o la recomendación de estar siempre atento a lo que sucede a tu alrededor actuando con precaución como si el resto de vehículos o peatones no te hubieran visto. 

En muchas ocasiones nuestra seguridad solo depende de nuestra habilidad. Con los 3 ejercicios técnicos que vamos a desarrollar a continuación podrás mejorarla, ganando confianza, y por tanto seguridad, sobre la bicicleta de carretera. Para practicar debes buscar una carretera o calle tranquila y sin mucho tráfico, sobre todo si eres un ciclista principiante. Estas son las tres habilidades técnicas:

  1. Cómo frenar fuerte sin salir volando y sin derrapar
  2. Cómo tomar las curvas en descenso
  3. Cómo pedalear de pie sobre los pedales

Cómo frenar fuerte sin salir volando y sin derrapar

En caso de emergencia (una puerta de un coche que se abre, un peatón que cruza, otro ciclista que frena delante...), y sin otra opción, debemos frenar fuerte con ambos frenos, sobre todo con el delantero que es donde más potencia de frenado tenemos. Pero cuidado, si frenas excesivamente fuerte puedes salir volando por encima del manillar y/o hacer que la rueda trasera derrape.

¿Cómo evitar salir volando? Hay que mover el peso hacia atrás, colocando el culo por detrás del sillín. Cuanto más fuerte sea la frenada más hacia atrás debemos ir. 

¿Cómo evitar que la rueda trasera derrape? Dos opciones: 

  1. Tirar hacia arriba de los pedales automáticos, haciendo que la rueda trasera pegue pequeños botes en la carretera. 
  2. Soltar la palanca de freno ligeramente y volver a apretarla para evitar el bloqueo de la rueda trasera.

Para ambas técnicas hay que tener la bici lo más recta posible y no debe de haber polvo, arena, piedras o cualquier otro elemento que nos haga patinar. Con lluvia todo cambia. Aquí tienes más información sobre cómo andar en bici en condiciones húmedas.

Cómo tomar las curvas en descenso

No queremos ser Nibali camino de la victoria en el Giro de Lombardía de 2015, pero saber colocar nuestro cuerpo para repartir el peso correctamente es fundamental para trazar las curvas con seguridad. En el descenso del italiano podemos ver tanto las dos técnicas del punto anterior como la de este punto. 


Ahora bien,
no estamos en una carrera. La carretera está abierta a otros vehículos y debemos circular por nuestro carril, no hay que invadir el carril contrario para trazar una curva a no ser que sea estrictamente necesario para evitar un accidente o una caída.

Empecemos con la posición del cuerpo. La pierna interior debe de estar arriba, con el pedal a las 12 y la pierna exterior abajo, con el pedal a las 6. Así pones todo tu peso sobre los neumáticos para conseguir el mayor agarre posible. Si abres la rodilla que está en el interior de la curva consigues desplazar tu peso hacia dentro y ofrecer oposición al viento, lo que te ayuda a trazar o corregir la trazada cuando estés en la curva.

Cuanto más bajo sea tu centro de gravedad mejor podrás manejar la bicicleta. Por eso, en los descensos es recomendable ir con las manos en la parte baja del manillar (con un dedo tocando siempre la maneta del freno) y doblar el torso hacia abajo. De esta forma además repartes el peso de tu cuerpo entre ambas ruedas lo que te da más agarre y estabilidad.

Anticipa la entrada a la curva frenando con antelación. Puedes usar las dos técnicas del primer punto en caso necesario. Mira constantemente hacia delante para ver cómo es la curva. Coloca el cuerpo, afloja ligeramente los frenos para trazar mientras mantienes la vista hacia delante atenta a cualquier problema en la carretera o cambio en la curva para regular la posición en la bicicleta. 

Cuidado al volver a dar pedales si la bici sigue inclinada. Al bajar la pierna interior es muy probable que toques con el pedal en el asfalto, tu rueda trasera saltará perdiendo contacto con el suelo y lo más probable es que te caigas como le pasó a Pavel Sivakov en la Dauphine de 2020.


También puede suceder que apliques fuerza, la rueda al estar inclinada no tenga el agarre suficiente y derrape como le sucedió a Richie Porte en 2015.


Esta técnica debes practicarla en los descensos que conozcas, a poder ser con buen asfalto y sin mucho tráfico
. El objetivo es perder rigidez, ganar soltura y aumentar la confianza, un aspecto clave en los descensos. Se adquiere con los kilómetros y se puede perder en un instante.  

Cómo pedalear de pie sobre los pedales

Acabas de salir de la curva, has perdido velocidad y necesitas lanzar la bicicleta. La mejor forma de hacerlo es poniéndote de pie para ejercer más fuerza sobre los pedales. Hacerlo correctamente es muy importante no solo para volver a coger impulso en un descenso o realizar un sprint, sino también, y sobre todo, por motivos de seguridad y comodidad. 

Empecemos con tres recomendaciones:

  1. Antes de ponerte de pie sobre los pedales coloca las manos en el manillar y agárralo bien. En un manillar de carretera, agarra bien las manetas de cambio o la parte baja del manillar. En un manillar plano las manos deben agarrar bien los puños del manillar. No te pongas de pie sin tener un buen agarre y mucho cuidado si llueve y hace frío no te vaya a pasar como a Geraint Thomas en el Tour de Romandía.
  2. No es recomendable agarrar el manillar por el medio. Pierdes estabilidad y control para balancear o mover la bicicleta.
  3. Antes de ponerte de pie cambia a una marcha más alta que te ofrezca resistencia cuando apliques fuerza sobre los pedales. Si antes de ponerte de pie llevas excesiva cadencia, vas en marcha inadecuada y sin aplicar fuerza, puedes perder el equilibrio y tener un susto o un accidente. Si quiere saber más sobre cómo usar las marchas de tu bicicleta, en este post tiene más información.

Manillar bien agarrado y marcha adecuada. ¿Cómo nos levantamos del sillín?. Cuando tengas tu pierna buena (la derecha si eres diestro, la izquierda si eres zurdo) entre las 12-1 en el reloj de la pedalada, levántate ligeramente del sillín hacia delante y utiliza la pierna como apoyo (junto con las manos) para ponerte de pie sobre los pedales. Usa los brazos para balancear la bicicleta mientras sigues dando pedales.

Las primeras veces te costará bailar de forma rítmica con tu pareja de dos ruedas, pero con la práctica la sincronización irá mejorando hasta que lo hagas sin pensar. Encontrarás tu estilo sobre los pedales. Hay ciclistas a los que les gusta aplicar mucha fuerza, con cadencia baja, y ciclistas famosos por su forma de bailar sobre la bici. Alberto Contador por ejemplo:


Al cambiar de posición
relajas los músculos y descansas el culo, lo que te aporta comodidad. En determinadas circunstancias tienes más control, y por tanto más seguridad,  sobre la bicicleta, por ejemplo para frenar fuerte y para amortiguar baches o evitarlos realizando un pequeño saltito. Por último, en subidas o en sprints te permite sacar toda la fuerza que llevas en las piernas

← Volver al blog

También te puede interesar...