Ciclismo y fitness. ¿Qué puede hacer un ciclista en el gimnasio?

Hace un tiempo parecía que los ciclistas tenían alergia a los gimnasios y solo los visitaban en pretemporada para coger las pesas y hacer ejercicios de fuerza. El resto del año nada. Ni siquiera para hacer una actividad de fitness tan similar al ciclismo como es el spinning. 

Afortunadamente esto ha cambiado y varios estudios han demostrado que visitar el gimnasio habitualmente para hacer fuerza u otros ejercicios como Yoga, Pilates o Body Pump, es bueno para tener un buen estado físico general, evitar lesiones, compensar desequilibrios musculares, salir de la rutina habitual y ampliar nuestra vida social.

Entonces, ¿qué puede hacer un ciclista en el gimnasio?. La respuesta es que puede hacer de todo. Desde pesas hasta Zumba, pasando por HIIT o un entrenamiento funcional como el CrossFit. Prácticamente todas las actividades que hay en un gimnasio te ayudarán de una u otra forma cuando des pedales. Vamos a ver los beneficios de algunas de ellas: 

Spinning

Las clases de spinning o ciclismo indoor están presentes en casi todos los gimnasios del mundo y son una de las actividades mejor valoradas por los clientes. Son actividades que se realizan en grupo al ritmo de la música y que suelen durar unos 45 minutos. El principal beneficio para un ciclista es que al ser un ejercicio de intensidad con muchos cambios de ritmo es un buen entrenamiento con intervalos.

Si nunca has probado una clase de spinning no sé a qué estás esperando. Son divertidas, el sentimiento de grupo es magnífico y tienes al monitor dándote ese impulso extra para que te exprimas y sueltes hasta la última gota de sudor. Debes hidratarte bien, llevar una toalla, el culotte y una camiseta de fitness cómoda que transpire bien y que absorba el sudor.

Body Pump

Si estás cansado de la misma rutina de ejercicios de fuerza con pesas para ciclistas, con esta actividad grupal vas a encontrar un nuevo impulso al compás de la música mientras trabajas todos los grupos musculares. Ejercitas músculos que ya entrenabas porque en el Body Pump hay sentadillas, zancadas o peso muerto, pero lo haces de una forma distinta porque los pesos son inferiores y los movimientos son más dinámicos. Además también tienes ejercicios para brazos, hombros y tronco así que pones a trabajar todo el cuerpo.

Si eres ciclista y nunca has cogido unas pesas no tengas miedo a apuntarte a una actividad de Body Pump porque el cliente escoge el peso y la monitora o monitor te guiará y ayudará a empezar con tu primera clase. Tus huesos te lo agradecerán.

Zumba

Las y los ciclistas no somos seres nocturnos. Si queremos salir temprano para andar en bici hay que acostarse pronto para descansar. Ahora mismo me cuesta recordar cuándo fue la última vez que estuve de fiesta, bailando y bebiendo algo con más graduación que una cerveza. Por eso unas clases de Zumba al mes son perfectas para tener una buena dosis de fiesta, bailoteo y risas, sobre todo si te gustan los ritmos latinos, aunque en las clases también se escuchan otros estilos musicales.

La Zumba es una actividad aeróbica que te ayudará a evitar el anquilosamiento en todo el cuerpo, sobre todo en las caderas. Mejora la coordinación y libera tensiones en todo el cuerpo soltando el estrés.

Yoga y Pilates

La gran mayoría de los gimnasios ya han incorporado el yoga o el pilates dentro de sus clases y, aunque son ejercicios diferentes, con ambas actividades vas a lograr conocer tu cuerpo profundamente gracias a la combinación de concentración, respiración y posturas. Con el yoga y el pilates conseguirás más flexibilidad, mayor movilidad articular y un mejor equilibrio. Tres beneficios que te serán de gran ayuda encima de la bicicleta.

Al igual que sucedía con la zumba, pero en esta ocasión de una forma más relajada, el yoga y el pilates son excelentes para despejar la mente, escapar de las preocupaciones y el estrés, dedicar un tiempo a conectar con nuestro yo y mejorar nuestra propiocepción.

HIIT

De estar en calma y equilibrio pasamos a todo lo contrario: Entrenamiento por intervalos de alta intensidad (High Intensity Interval Training). Con esta actividad ponemos el corazón a altas revoluciones intercalando ejercicios muy intensos de corta duración donde lo damos todo, con momentos de descanso (activo o no) un poco más largos. No hay que dejarse nada porque el entrenamiento dura en torno a 10-15 minutos. ¿Te parece poco? Cuando pruebes una clase de HIIT ya me dirás cómo llegas al final.

Este tipo de entrenamiento se hace solo con el peso corporal o con algún peso tipo kettlebell para subir la dificultad. Hay un sinfín de combinaciones de ejercicios como planchas, sentadillas, jumping jacks, flexiones o burpees. Conseguimos activar y acelerar nuestro metabolismo, entrenar todos los grupos musculares de nuestro cuerpo y mejorar nuestra potencia y resistencia en esfuerzos cortos pero intensos en la bici. 

Entrenamiento funcional y CrossFit

Hasta ahora hemos visto actividades o rutinas de ejercicios de las que podemos sacar provecho para nuestro rendimiento en bici, pero ¿qué te parece si además de mejorar como ciclistas hacemos algo en el gimnasio que nos puede ayudar en todo los movimientos, actividades y esfuerzos que hacemos a diario con todo nuestro cuerpo?. Para ello tenemos el entrenamiento funcional. Quizás no te suene, pero si digo CrossFit seguro que ya sabes de qué hablo. Cada vez más gimnasios incorporan esta modalidad dentro de sus actividades, pero también puedes acudir a un box cercano y probar unas sesiones.

En el CrossFit ejecutas ejercicios funcionales a alta intensidad tocando disciplinas como la halterofilia, el atletismo o la gimnasia. Tan pronto estás corriendo como estás haciendo sentadillas, cargando un balón medicinal o dando martillazos a una rueda. Se desarrolla una fuerza muy real, diferente a otros ejercicios con pesas, que, como te decía, puedes aplicar en la bici o en tu día a día. Si eres ciclista quizás tengas miedo a coger peso al “ponerte fuerte”, pero no vas a tener ningún problema si lo practicas de 1 o 2 veces por semana para fortalecer todos los grupos musculares del cuerpo. 

Estas son solo algunas de las actividades que puede hacer un ciclista cuando va al gimnasio, pero hay muchas más. Antes de ir directamente a la zona de mancuernas o las máquinas, consulta en tu gimnasio para ver qué modalidades tiene y anímate a probar. Además la pandemia de la Covid-19 nos ha enseñado que, con una camiseta de fitness, un pantalón de deporte e imaginación, también podemos hacer muchas de estas actividades en casa.

← Volver al blog

También te puede interesar...