Cómo limpiar y mantener tu bicicleta

En esta guía básica de mantenimiento tienes 6 consejos esenciales con videotutoriales para que tanto los ciclistas principiantes como aquellos que llevan tiempo dando pedales, puedan cuidar de su bici y conservarla siempre a punto. Estas son las 6 cosas que debes hacer:

  1. Mantén tu bicicleta limpia, seca y lubricada
  2. Revisa los tornillos y todos los componentes
  3. Aprende a regular tus cambios
  4. Verifica la presión de los neumáticos y su estado
  5. Comprueba los frenos
  6. Poner y quitar los pedales

Antes de empezar, dos advertencias:

  • Ser tu propio mecánico requiere unas herramientas básicas.
  • Hay determinadas reparaciones que es mejor dejarlas a cargo de tu taller de confianza. No te ahorras dinero, pero si tiempo y quebraderos de cabeza.

Mantén tu bicicleta limpia, seca y lubricada

Aumentará la vida de los componentes y de tu bicicleta, además de que a la larga ahorrarás tiempo, disgustos y dinero.

Para quien tenga jardín, en este vídeo tienes una extensa explicación de cómo limpiar una bicicleta a cargo Calvin Jones, el mecánico insignia de la marca de herramientas Park Tool:

Los principiantes dirán ¿necesito tanto para limpiar una bici en mi jardín?. No. Vamos a reducirlo al mínimo posible: 

  • Guantes de silicona para las manos.
  • Agua caliente con lavavajillas.
  • Producto desengrasante para la transmisión.
  • Una esponja para limpiar el cuadro y las ruedas.
  • Una brocha para la transmisión.
  • Botes de agua usados para chorrear la bici y aplicar el desengrasante con la brocha. 
  • Paños usados, camisetas viejas o papel para secar la bici.

Si no tienes jardín: 

  • Toallitas húmedas si no tiene mucha suciedad.
  • Para limpiar y desengrasar la transmisión acércate a un lavadero de coches. Aplica desengrasante, deja actuar y usa la manguera a presión para eliminar todo.
  • También puedes limpiar la cadena en casa si proteges suelo y paredes y usas un limpiador de cadena. Aquí tienes un video para saber cómo hacerlo:

  • Si la bici tiene mucha suciedad (barro, tierra, polvo…) al lavadero de coches directamente.

CONSEJO: No acerques mucho el chorro de agua a presión a la bicicleta porque estas mangueras están pensadas para los coches.

La humedad es más peligrosa que la suciedad así que seca bien las partes donde hay rodamientos, cosas que giran/rotan y tornillos.

CONSEJO: Tras lavar la bici, agárrala por el manillar, empújala hasta colocarla vertical y hazla rebotar sobre la rueda trasera. Así eliminas parte del agua y te cuesta menos secarla. 

Una vez seca, aplica una fina capa de lubricante a la cadena. No pongas demasiado y, tras 15 minutos, retira el exceso con un papel porque la suciedad se pega fácilmente a una cadena pringosa.

Revisa los tornillos y todos los componentes

Comprobar que la tornillería está en buen estado es muy importante. Verifica que no hay holguras o piezas sueltas, y que cada tornillo tiene el apriete indicado. La primera herramienta que todo ciclista/mecánico debería comprar es una llave dinamométrica de calidad. Usándola te aseguras de que los componentes estén correctamente apretados.

Hay que revisar todos los componentes periódicamente para detectar problemas o desgastes peligrosos por el uso. La entrada en la que repasamos qué mirar al comprar una bici de segunda mano es una excelente guía para chequear al detalle todas las partes de tu bicicleta. Un ejemplo: En el rodillo, el manillar puede dañarse por el sudor y la humedad que se filtra por la cinta. 

Es importante revisar el estado de la cadena para ver si necesitamos cambiarla. Una cadena muy estirada degrada los platos y el cassette, y puede que tengamos que cambiar todo el conjunto. Más problemas y más coste. Te dejamos con tres videos para que veas cómo comprobar que tu cadena está OK, cómo cambiarla y cómo repararla en caso de avería:

Aprende a regular tus cambios

Es menos complicado de lo que parece, solo hay que intentarlo. 

Aquí tienes un par de tutoriales de Park Tool que explican cómo ajustar los cambios trasero y delantero, los conceptos básicos de su funcionamiento y las herramientas necesarias para realizar el ajuste (en la descripción del video).

En ocasiones el mal funcionamiento de los cambios es debido al mal estado de los cables o las fundas. El tiempo, la humedad y la suciedad se pueden acumular en las terminaciones y en el interior de las fundas provocando que el cable no se deslice correctamente. Cambiarlos requiere repuestos, práctica y unas cuantas herramientas, así que es muy posible que no te merezca la pena hacerlo por ti mismo y te ahorres tiempo y problemas llevando la bici a la tienda. De todas formas, te dejamos dos videos donde puedes aprender cómo cambiar los cables de cambio de una MTB y de una bicicleta de carretera.

Verifica la presión de los neumáticos y su estado

Es tan sencillo como apretar con las manos las ruedas para comprobar que están a la presión correcta. Así detectamos si han perdido aire o si están demasiado duras para el terreno por el que vamos a andar. 

Para saber con exactitud la presión necesitamos una bomba, de pie o de mano, con manómetro. Con ella podemos ajustar la presión según nuestro peso, el tipo de bici y de neumático, su anchura, el terreno… aquí tienes varias calculadoras online y apps para averiguar la presión ideal de forma personalizada:

Calculadora online avanzada de presión de los neumáticos

Aplicación para Android e iPhone de Silca

Otra aplicación para Android

También hay que comprobar el estado de los neumáticos por si estuviesen gastados o tuviesen algún corte u otro desperfecto. Si lo tuvieran, es importante saber cómo quitar y poner un neumático y una cámara, tanto para poder cambiar un neumático desgastado por uno nuevo como para reparar un pinchazo en ruta. Aquí tienes un videotutorial: 

Comprueba los frenos

Tan importante como ir rápido es poder parar a tiempo. Para ello necesitamos que los frenos estén en buenas condiciones y eso requiere una revisión rutinaria cada vez que limpiemos la bici y también antes de iniciar una nueva ruta. 

Tanto en los frenos de zapata como en los de disco, debemos comprobar que las manetas de freno accionen los frenos y que al soltarlas estos recuperen su posición dejando de producir rozamiento. Si no estamos accionando la maneta y escuchamos el molesto sonido de los frenos rozando, hay que ajustarlos.

Las zapatas y las pastillas se desgastan con el uso. Para saber si las zapatas necesitan ser cambiadas debes fijarte en la línea que marca el límite en la parte superior de la zapata o bien en la superficie de la zapata. Si esta es completamente plana y ha perdido los surcos hay que cambiarlas. 

En los frenos de disco o retiras las pastillas para ver su estado o haces un chequeo sin quitarlas para ver si están gastadas. 

En estas dos playlist encontrarás un montón de videotutoriales para los distintos tipos de frenos de zapata y de disco, cómo identificarlos, cómo cambiar los cables o el aceite, las zapatas, las pastillas o las pinzas de freno, cómo instalar o ajustar todo, además de las herramientas necesarias:

Poner y quitar los pedales

Parece la cosa más tonta del mundo, pero tiene su truco y si no se hace correctamente puedes estropear la rosca del pedal o de la biela. Hay expertos ciclistas que aún tienen que pensar para dónde se aflojan y aprietan, y probar a apretar o aflojar antes de dar con la dirección correcta. 

Hay que tomar ciertas precauciones para hacer palanca en buena posición y no golpearnos o clavarnos los dientes de los platos en las manos o brazos. 

Si una imagen vale más que mil palabras, un video de Calvin Jones explicando el proceso es más útil que cualquier explicación que nosotros podamos darte. Te dejamos con él:

← Volver al blog

También te puede interesar...