fixie

Fixie Vs. Bici de cambios ¿Cuál es mejor para la ciudad?

No hay una respuesta única porque no todos somos iguales ni tenemos los mismos gustos. Dejando de lado las modas y nuestras inclinaciones, si queremos ser prácticos hay cuatro puntos esenciales a valorar antes de elegir una fixie o una bici de cambios para moverse por la ciudad:

  1. Tu experiencia andando en bici.
  2. El tipo de ciudad y el clima que tiene.
  3. Qué desplazamientos haces por la ciudad.
  4. Si ya tienes una bicicleta de cambios y qué tipo de bici es.

Antes vamos a dejar claro ¿qué es una fixie?. Son bicicletas de piñón fijo, sin rueda libre, de una sola marcha y generalmente sin frenos. Si la bici se mueve los pedales se mueven, lo que te obliga a pedalear constantemente, haciendo fuerza al contrario para frenar. 

Experiencia

Si nunca has dado pedales o usas la bicicleta ocasionalmente, una fixie no es el medio de transporte más recomendable porque nunca vas a poder dejar de pedalear. 

Su simplicidad puede hacerlas atractivas para personas inexpertas porque solo hay que pedalear y conducir, pero en las curvas, entre los coches o en bajadas donde alcances mucha velocidad, una persona sin pericia lo va a pasar mal.

Una fixie sin frenos solo se puede parar haciendo contrapedal. Esta técnica requiere práctica, prudencia y muchas frenadas para controlarla. Una persona inexperta que tenga que frenar repentinamente difícilmente va a evitar el accidente.

Incluso personas con experiencia andando en bici necesitan habituarse a una fixie. Aunque su destreza conduciendo ya les aporta un bagaje que ayuda en la adaptación.

Tipo de Ciudad y Clima

En una ciudad llana una fixie se mueve como pez en el agua, pero en una con colinas o montañas, donde hay muchas subidas y bajadas, te obliga a ejercer más fuerza para subir y en bajadas pronunciadas puede que tengas que quitar los pies de los pedales si vas a mucha velocidad. También puedes usar tus piernas y tu cuerpo para ofrecer resistencia a la rotación de las bielas e ir frenando la bicicleta.

La climatología es importante, pero no determinante si a la fixie o a la bicicleta de cambios se les pueden poner guardabarros. Fundamentales para climas lluviosos.

El problema de las fixie en lluvia o terreno húmedo aparece en las curvas y al frenar. Como no podemos parar de pedalear y nuestros frenos son nuestras piernas, la inestabilidad aumenta en mojado.

Una ciudad bike friendly permite usar fixie o bici de cambios, mientras que la bici de cambios es mejor para una ciudad con mucho coche y pocos carriles bici.

¿Qué desplazamientos haces por la ciudad?

En trayectos largos es más cómoda y rápida una bicicleta con cambios. En cortos una fixie se desenvuelve al mismo nivel o incluso un poco mejor. Si usas la bici para ir a trabajar y puedes dejarla en las instalaciones de tu empresa o en un parking vigilado, cualquiera de las dos bicicletas te valen. En cambio, si además de por trabajo también coges la bici por ocio y solo puedes dejar la bici en la calle, mejor una fixie o una bici de cambios barata y poco atractiva.

¿Qué tipo de bicicleta de cambios tienes?

Depende del aprecio que tengas por tu bicicleta de cambios y lo cara que haya sido, es muy posible que no puedas, y no debas, dejarla aparcada en cualquier sitio. Aunque tengas el mejor candado del mundo, no hay nada imposible para los amigos de lo ajeno.

Además, hay que tener más cuidado al candar una bicicleta de cambios de carbono que una fixie.

Dicho esto, vamos a ver las ventajas y desventajas de una fixie y de una bicicleta de cambios para la ciudad.

Fixie – Ventajas

  • Simplicidad. Una fixie funciona con lo mínimo. Se le puede añadir un freno delantero por seguridad (y legalidad en algunos lugares) y nada más.
  • Eficiencia. La transmisión de la fuerza desde el pedal a la rueda trasera es más eficaz porque la cadena va siempre recta y no pasa por todo el mecanismo del cambio trasero.
  • Robustez
  • Poco mantenimiento. Al no tener cambios, frenos, cables, desviadores ni manetas, no requieren muchos cuidados, más allá de hinchar las ruedas y lubricar la cadena cada cierto tiempo.
  • Precio. Por lo general una fixie siempre va a ser más barata que una bici con cambios.
  • Peso. Si le quitamos componentes a la bicicleta es lógico que su peso sea inferior. Aun así hay bicicletas de cambios de gama alta con un peso inferior a una fixie.
  • Van muy bien en llano.
  • Puedes dejarla candada en la calle.
  • Reservas y no estropeas tu bicicleta de cambios.
  • Entrenas fuerza porque no te permite cambiar. Te obliga a empujar con fuerza los pedales para arrancar o para subir una cuesta.

Fixie – Desventajas

  • Simplicidad. Para algunas personas puede ser más un inconveniente que una virtud. 
  • Requiere cierta habilidad y experiencia
  • Las cuestas no son su fuerte. 
  • Tampoco las bajadas pronunciadas. A mucha velocidad tendrás que quitar los pies de los pedales.
  • Velocidad máxima limitada al desarrollo que tengas. 
  • Puedes destrozarte las rodillas. Olvídate de una fixie si tienes problemas en esta articulación porque se ejerce mucha fuerza con las rodillas al arrancar de parado y al tener que frenar con las piernas.

Bici de cambios – Ventajas

  • Los marchas. Puedes adaptarte a diferentes terrenos y velocidades.
  • Versatilidad. Las bicicletas con cambios son más polivalentes que una fixie. Puedes usarlas para la ciudad y, según el tipo de bici, también en montaña, carretera, sendas verdes…
  • Velocidad. Una bici de cambios es, por lo general, más rápida que una fixie. Lo notarás sobre todo cuesta abajo, ya que puedes cambiar para ir a más velocidad. 

Bici de cambios – Desventajas

  • Más mantenimiento porque hay más componentes.
  • Mayor probabilidad de avería
  • Precio. Son más caras que una fixie, sobre todo en la gama media o alta. En la gama baja hay bicicletas con cambios (carretera, montaña y urbana) de precios similares o incluso más bajos que una fixie nueva.
  • Difícil de candar, sobre todo en bicis de carbono de gama media/alta con cierres rápidos en las ruedas.
  • Objetivo de los amigos de lo ajeno, sobre todo las bicis bonitas y caras.
  • Los pedales automáticos. Puedes dar pedales sobre ellos con zapatos o zapatillas normales, ponerte las zapatillas de ciclismo, cambiar de pedales o comprar algún accesorio para ponerles plataforma.

Terminamos con unas recomendaciones:

Si vas a comprar tu primera bici y te decides por una fixie es importante que busques un modelo que tenga frenos (mínimo el delantero, mejor aún si tiene el trasero) y que tenga una rueda trasera con buje flip-flop para poder pasar de piñón fijo a piñón libre. Así conviertes tu fixie en una single speed y puedes dejar de dar pedales en cualquier momento. 

También es importante elegir un manillar adecuado porque en las fixies puedes encontrar manillar plano (estilo MTB), manillar de bicicleta de carretera y manillar de cuernos.

Con fixie y con bici de cambios no te olvides del casco, luces (delantera y trasera) y guardabarros en los días de lluvia. 

Por último decirte que debes respetar las normas de circulación. Los semáforos están en rojo, vayas con fixie o con bici de cambios.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


artículos destacados