tour 01

La evolución de las bicicletas en el Tour de Francia – Primera parte

La ronda francesa es el evento ciclista que más espectadores y atención mediática tiene. Esto hace que tanto los patrocinadores como las marcas asociadas al ciclismo se vuelquen con el Tour presentando sus novedades para aprovechar que todo el mundo está observando. Hay que recordar que el Tour de Francia nació para promocionar un periódico. Fue un éxito, y no solo para el diario L’Auto sino también para las marcas de bicicletas y componentes. Que se lo pregunten a Campagnolo, Pinarello, Trek o a algún pequeño fabricante que, como veremos, tuvo la fortuna de que su invento fuese aceptado por los organizadores del Tour. Precisamente de inventos, cambios e innovaciones vamos a hablar repasando cómo han evolucionado las bicicletas desde el primer Tour hasta hoy en día.

Sin frenos y a lo loco

image 7

Podríamos decir que la primera bicicleta ganadora del Tour de Francia en 1903 es mitad fixie mitad gravel. Una bicicleta de acero, con piñón fijo, llantas de madera, neumáticos de 32-38 mm de anchura, sillín de cuero y un manillar que recuerda mucho a algunos modelos gravel actuales. Lo más importante es que al ser de piñón fijo no se podía parar de pedalear (a no ser quitando los pies de los pedales) y que la única forma de frenar es haciendo fuerza a la inversa para retener los pedales.

La libertad de la rueda libre

Con la aparición de la montaña en el Tour de Francia, la rueda libre o freewheel empezó a utilizarse. Todo a pesar de que a Henri Desgrange, organizador de la ronda francesa, a gran parte de la prensa y a muchos corredores les parecía que eso de poder dejar de pedalear restaba dureza a la prueba, igualaba a los corredores y añadía complejidad (posibles averías) a las bicicletas. 

image 8

La peligrosidad de los descensos acabó imponiendo el uso de la rueda libre. Gracias también a las mejoras en los frenos que pasaron paulatinamente de ser frenos de varilla sobre el neumático o llanta, a ser frenos de pinza o caliper, más o menos similares a los actuales, accionados con cable y que frenaban sobre la llanta. 

Ya va siendo hora de cambiar

Es sorprendente pensar que, aunque los dérailleurs para la bicicleta existían desde antes del primer Tour, no fue hasta 1937 cuando el director del Tour permitió que fueran usados por todos los ciclistas en la carrera. Hasta entonces solo podían ser utilizados por los participantes en la categoría isolé (independientes) en la cual en 1912 se pudo ver el primer dérailleur del Tour montado en la bicicleta del ciclista, o más bien cicloturista, Joanny Panel. El cambio tenía un bonito nombre, Le Chemineau, no como ahora: Dura-Ace 9150. 

image

Finalmente en 1937 el cambio se produjo y fue el mismo para todos los ciclistas porque únicamente se permitió utilizar un modelo de dérailleur: el Super Champion del suizo Oscar Egg. A saber si hubo acuerdo, contrato y comisión entre organizadores y fabricante, pero lo cierto es que el ganador de ese año (Roger Lapébie) y de 1939 (Sylvere Maes) montaban este desviador y las ventas del Super Champion se dispararon. 

image 9

El cambio fue enorme para la época. No solo por tener 3 o 4 marchas, sino también porque se podía cambiar sin tener que parar, quitar/poner la rueda y ajustar la tensión de la cadena. 

Evolución de los cambios

Desde aquel primer dérailleur de 1937 los cambios han evolucionado hasta tal punto que los actuales sistemas electrónicos son tan precisos, rápidos, fiables y tienen tal rango de marchas que a Desgrange le costaría encontrar hoy en día un reto al nivel de aquella etapa Luchon – Bayonne de 1910. Pero aquel Super Champion se parece poco a lo que tenemos hoy en día. Por el medio hubo pequeñas pero notables evoluciones tecnológicas que han llevado las marchas de 3 a 24 y los mandos para cambiar de los tirantes del triángulo trasero a las manetas actuales. Estos son los cambios más significativos:

Cambio paralelogramo anclado en la puntera

TWc2BtcFLMVwjajan5cBZpONkQN0gcyfPbifULHooA7loS tldmFg JTsiUbbqs6M BXOtz6fEn1Kk77GPLg nxYkjktNnDFqGuxNgOZ2F9rolQRFb5YnruERaz82foTZcloS Tk8GiQR 6IiA

Tullio Campagnolo refinó (copió y mejoró) algunos desviadores de cambios ya existentes y en 1949 presentó el primer prototipo del modelo Gran Sport. Un cambio que en su forma y funcionamiento ya puede ser considerado como “moderno”. Ganó su primer Tour en 1951. Por entonces ya teníamos las palancas de cambio en el tubo diagonal tirando de cables para accionar tanto el desviador trasero como el desviador delantero.

Cambios indexados

Hoy en día cuando cambiamos de marcha en un cambio mecánico escuchamos un clic. Pues esto que parece tan sencillo y que asumimos como normal, no fue así hasta mediados de los 80. Hasta entonces era una cuestión de tensión y fricción. El ciclista ajustaba la palanca hasta que cambiaba a la marcha que quería, sin oír ningún clic. Cuando Shimano presentó SIS aumentó la rapidez, precisión y fiabilidad al cambiar de marchas. Con más o menos velocidad, el resto de fabricantes (Campagnolo, Mavic y SunTour) copiaron la idea e indexaron las marchas.

Cambios en las manetas

Con el lanzamiento en 1990 del Dura-Ace 7400 con STI (Shimano Total Integration) la marca nipona volvió a revolucionar el aspecto de las bicicletas eliminando las palancas de cambio del tubo diagonal del cuadro e integrándolas junto a las manetas de freno en los mandos del manillar. Aún más rapidez para realizar los cambios. Un año después Campagnolo fue más allá y más aero, dirigiendo la salida de los cables hacia el manillar para que quedaran escondidos bajo la cinta del mismo.

image 10

Cambios electrónicos

image 11

Se asomaron por primera vez en 1993 con Tony Rominger y 1994 con Chris Boardman. Ambos usaron el grupo electrónico Zap de Mavic y a pesar del éxito (el inglés ganó el prólogo y se vistió de amarillo tras recorrer los 7,2 km a más de 55 km/h), la innovación no terminó de calar en el pelotón. 

image 12

Cuando en 2009 Shimano presentó el Dura-Ace 7970 con Di2 (Digital Integrated Intelligence) hubo algunas voces que lo vieron innecesario (los mecánicos de los equipos seguro que no), pero su fiabilidad, rapidez y comodidad más la victoria de Cadel Evans en la general del Tour de Francia de 2011 acallaron cualquier duda. 

Desde entonces solo Vincenzo Nibali ha ganado en 2014 con cambio mecánico. Coincidencias del destino porque ya entonces Campagnolo tenía un grupo electrónico, pero seguramente haya sido la última vez que un cable accionó un cambio de marcha en la bicicleta de un ganador del Tour.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


artículos destacados