cover 126

Guía para mujeres ciclistas sobre dolores y molestias en el sillín

Si preguntamos a cualquier ciclista cuál es el dolor más habitual, seguramente su respuesta tendría que ver con el sillín. Para los hombres puede llegar a ser muy doloroso e incómodo, pero para las mujeres es aún peor porque se sientan y apoyan su peso directamente sobre los genitales. Esto no solo puede generar las mismas molestias que a los hombres, sino que también puede provocar otro tipo de problemas. Si quieres saber cómo parar y prevenir el dolor, llagas y otras dolencias comunes ocasionadas por el sillín, aquí tienes una guía completa, con causas, soluciones y consejos para que nada separe tu culo del sillín. 

image 23

Vamos a dividir los dolores y molestias en cuatro tipos, de más a menos comunes:

  1. Adormecimiento, rozaduras, foliculitis y forúnculos.
  2. Vaginitis.
  3. Infección urinaria.
  4. Hipertrofia genital.

Adormecimiento, rozaduras, foliculitis y forúnculos

Adormecimiento

El 64% de las ciclistas de competición de este estudio sintieron adormecimiento genital. No hay estudios a mayor nivel y mirando todo tipo de ciclistas, pero seguramente la cifra sea similar. Aunque el adormecimiento no es peligroso a nivel sexual o urinario, hay que tratar de solventar el problema porque algo no está bien.

La causa más probable es una mala posición o un sillín incorrecto, aunque pueden ser ambas.

image 24

La solución es realizar un estudio biomecánico para ajustar la bicicleta a tu estado de forma, flexibilidad y circunstancias, y probar distintos sillines hasta encontrar el que mejor se adapte a ti. No hagas una cosa sin la otra, porque un sillín adecuado mal posicionado es tan perjudicial como un sillín incorrecto bien ajustado.

Rozaduras

Los roces en las ingles y en la parte interna del muslo también son molestias muy habituales. Realmente no son un problema serio (a no ser que llegue al grado de quemadura), pero si muy incómodo. Si te haces herida y sangre, cuida la higiene personal y del culotte para evitar posibles infecciones.

image 25

Las causas pueden ser múltiples: Sillín incorrecto, mala posición, culotte grande o pequeño, badana incorrecta o en mal estado, usar ropa interior, piel seca, exceso de sudor, depilación… o simplemente que llevas 10 horas encima del sillín y todo tiene un límite.

Soluciones

  • Ajustar la bici y cambiar de sillín. 
  • Culotte de tu talla y con la badana adecuada, y sin ropa interior debajo. 
  • Higiene personal y del culotte. 
  • Mantén la piel hidratada antes y después de andar en bici. 
  • Aplica crema para badanas para evitar la fricción durante (las hay específicas para mujeres que no contienen ingredientes que pueden ocasionar molestias en los genitales femeninos). También hay cremas antifricción para la zona interna de los muslos. 
  • Cuidado con el método de depilación. No queremos decir que vayas al natural, es tu decisión personal, pero ten en cuenta que el vello púbico es una barrera protectora, si la eliminas expones tejidos suaves y blandos al rozamiento y la consecuente irritación. 

Foliculitis y forúnculos

La inflamación e infección de uno o varios folículos pilosos pueden apartarte de la bicicleta durante una temporada.

image 26

La foliculitis y los forúnculos pueden estar causados por: 

  • Nacimiento de un pelo que había sido depilado o afeitado.
  • Exceso de sudor.
  • Higiene incorrecta.
  • Exceso de fricción.

La mejor forma de prevenir estos problemas es aplicando las soluciones para evitar el rozamiento.

Cuando aparece la foliculitis o un forúnculo ya no hay más remedio que visitar al médico para que te prescriba un antibiótico y dejar la bici aparcada hasta solucionar completamente el problema porque son realmente molestos y es prácticamente imposible sentarse en el sillín sin dolor.

Vaginitis

Es una afección común en las mujeres monten o no en bicicleta. En el caso de las ciclistas, el tipo más habitual es la vaginitis causada por levadura, dado que la húmedad y calor que se genera en la badana es el ambiente propicio para una fiesta de bacterias y hongos. Los síntomas son secreción vaginal inusual en tiempo y forma, cambios en el olor, comezón y picor, y dolores para orinar o en el coito.

Para prevenirla, hay que evitar la proliferación de bacterias y hongos:

  • Quítate lo antes posible el culotte, dúchate rápidamente y no uses champús, geles o jabones perfumados sobre los genitales. Únicamente agua y, solo si tu ginecóloga te lo recomienda, algún gel específico. A continuación, seca bien toda la zona genital con una toalla limpia. Si no puedes ducharte o lavarte con agua limpia, usa toallitas de bebé o de higiene femenina, pero que no estén perfumadas porque pueden provocar irritación. 
  • Lava y seca el culote bien, siguiendo las instrucciones del fabricante
  • Invierte en un buen culote con badana que evite la proliferación de bacterias.

La vaginitis causada por levaduras se trata con medicamentos antifúngicos, generalmente en formato crema. Para el picor y la quemazón, se emplean cremas con esteroides. Dependiendo del país, algunas se pueden comprar sin receta, pero si crees que padeces vaginitis, acude al médico para saber que tipo padeces y que te prescriban el tratamiento adecuado.

image 27

Respecto a ingerir yogur o alimentos probióticos para prevenir la vaginitis. La ciencia dice que “no hay pruebas suficientes para el uso de probióticos como adyuvantes de los medicamentos antimicóticos convencionales o para usar aisladamente en el tratamiento de la candidiasis vulvo-vaginal en mujeres no embarazadas”.

Infección urinaria

Las infecciones urinarias, al igual que la vaginitis, son infecciones comunes entre las ciclistas porque en la zona de la badana se pueden generar bacterias que entran a la uretra e infectan las vías urinarias. Los síntomas más comunes son: 

image 28
  • Dolor y ardor al orinar.
  • Hacer pis con frecuencia.
  • Sensación de necesitar ir al baño, pero no hacer pis.
  • Pis turbio.
  • Sangre en la orina.

Para evitar la infección de orina, sigue los mismos consejos que para prevenir la vaginitis. Higiene personal y del culotte. 

Respecto al consumo de zumo de arándanos puro y sin azúcar para prevenir las infecciones de orina, este metaanálisis de Cochrane concluye que “actualmente, el jugo de arándano no se puede recomendar para la prevención de las infecciones urinarias”. 

Hipertrofia genital

Generalmente se produce en los labios menores, pero también puede darse en los labios mayores y en ambos. La presión continuada y el rozamiento genera una inflamación por falta de drenaje linfático que termina provocando un aumento de tamaño. A mayor presión y rozamiento, menor drenaje y más inflamación. De ahí que este tipo de problema se produzca principalmente en las ciclistas de competición y en mujeres que pasan mucho tiempo encima de la bici en una misma posición, por ejemplo las triatletas. 

Los síntomas son la inflamación, la irritación y molestias al ejercer presión. Si tienes estos síntomas, acude al médico lo antes posible.

Para prevenir la hipertrofia labial, las soluciones son un estudio biomecánico y un sillín adecuado para repartir el peso entre los puntos de contacto con la bicicleta (sillín, manillar y pedales) y permitir que los fluidos drenen la zona genital correctamente. 

En algunos casos el único remedio es pasar por el quirófano. Es una solución extrema de último recurso para seguir andando en bici sin dolor para aquellas mujeres que tienen hipertrofia genital y que sienten dolor o incomodidad incluso después de ajustar la bici y elegir un sillín adecuado.

image 29

En resumen, casi todos los dolores y molestias producidos por el sillín se pueden solucionar con un ajuste de la posición en la bicicleta, el sillín adecuado, un buen culotte limpio y seco, e higiene personal. 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

artículos destacados