lana merino man

Lana Merino en la ropa de ciclismo: Buena por naturaleza

Si alguna vez te has preguntado por qué se usa lana merino para confeccionar calcetines, maillots, camisetas térmicas y otras prendas para andar en bicicleta, aquí tienes 10 razones que hacen de esta fibra natural una excelente alternativa a las fibras sintéticas:

Propiedades termorreguladoras 

Te mantiene caliente cuando hace frío y fresco cuando hace calor. Lo mismo que hace con las ovejas cuando llega el invierno o el verano.

srx pro team base layer women lifestyle estudio 05 v1

Las fibras del vellón de la oveja merina son muy finas, rizadas y onduladas, hasta 40 ondulaciones por cm. Esto genera cámaras de aire que retienen el calor corporal y forman una barrera aislante frente al frío del exterior. Además, su gran absorción de la humedad (hasta un tercio de su propio peso) es beneficiosa en bajas temperaturas. No solo porque mantiene la piel seca sino también porque la lana se calienta mientras absorbe la humedad. Este calor de absorción se genera en un proceso exotérmico en el cual las moléculas de la lana y del agua chocan liberando energía.

En verano puede parecer una locura usar una prenda de lana merino, pero la lana por sí misma no emite calor. Las mismas cámaras de aire que aíslan del frío también lo hacen del calor. No obstante ¿andando en bicicleta nuestro cuerpo genera calor?. Si, así es. El efecto refrescante de la lana merino se produce gracias a sus dos siguientes propiedades:

Absorbe la humedad

Higroscópica. Ni idea, ¿verdad?. ¿Y esas bolsitas que ponen “silica gel” que vienen dentro de las cajas de embalajes?. Pues el gel de sílice también es higroscópico, como la fibra de lana merino. Esto significa que absorben la humedad del cuerpo, la almacena para que la piel permanezca seca y, al ser transpirable, la transfieren al exterior. Cuando en el exterior hace calor se seca rápidamente y se produce el efecto refrescante gracias a que el cuerpo puede seguir sudando.

Transpirable

Respecto a una fibra sintética como el poliéster, la lana merino es 30 veces más transpirable. Esto es gracias a que la transpiración se produce en las propias fibras de la lana merino haciendo que el aire fluya de forma natural, mientras que en las fibras sintéticas depende del tamaño de los poros entre las fibras.

image 10

Antimicrobiana

La lana merino previene la proliferación de bacterias de tres maneras:

  • La superficie escamosa de la fibra impide que las bacterias se agarren a ella.
  • Gracias a su excelente absorción de la humedad y transpirabilidad, evita que el sudor se acumule sobre la piel.
  • La lana merino es el pelo de las ovejas y como tal está compuesta mayoritariamente por una proteína fibrilar conocida como queratina que actúa como barrera protectora contra los microorganismos, entre otras cosas.

Previene el mal olor y repele el agua

Las bacterias son las responsables del mal olor. Adoran los ambientes calientes y húmedos. Como acabamos de ver la lana merino impide su proliferación y además, absorbe la humedad y es transpirable, con lo cual se seca antes. Por lo tanto, hay menos bacterias y menos olor en las prendas y en la piel.

Cross section of merino fibre

La epicutícula es la capa más externa de la fibra de lana merino. En ella los ácidos grasos y las proteínas forman uniones orientadas hacia el exterior de la fibra. Esta disposición hace que la superficie sea hidrofóbica y repela el agua.

Resistente y duradera

La lana merino no es perfecta. No tiene la resistencia del nailon, el poliéster u otras fibras sintéticas. Pero estas tienen menos transpirabilidad, absorción del sudor y resistencia a los olores que la lana merino. Ninguna es perfecta, por eso habitualmente se suele mezclar con ellas. 

En lo que respecta a la duración, depende de cómo se cuide la prenda. Aunque si la ropa de lana merino no huele y hay que lavarla menos que la ropa fabricada con fibras sintéticas, es lógico pensar que durará más.

Versátil

Gracias a sus propiedades termorreguladoras se puede usar en cualquier momento del año, haga frío o calor.

Su combinación con otras fibras aumenta y perfecciona las propiedades de la ropa para ciclismo logrando prendas más versátiles que podemos utilizar en distintos rangos de temperatura.

Confortable

Quien haya probado alguna vez una camiseta térmica, un maillot, unos calcetines o una chaqueta de lana merino sabe que la sensación de suavidad y calidez sobre la piel es inmejorable. Esto es gracias a que las fibras son extremadamente finas y ligeras.

image 11

Buena para la piel

Empecemos diciendo que la lana merino no pica porque es tan fina (entre 17 y 23 micrones) que está lejos del límite en el que los humanos empezamos a sentir una sensación desagradable (25 micrones). Si no fuese así, no mejoraría la calidad del sueño respecto a otros tejidos como el algodón o el poliéster como concluyeron en este estudio.

En lo que respecta a las alergias, toda la mitología tiene mucho que ver con la mala calidad de las lanas, el picor y las irritaciones que provocan. Pero “la evidencia actual no sugiere que la fibra de lana sea un alérgeno cutáneo». Al contrario, parece que todas las propiedades mencionadas hasta ahora la convierten en un tratamiento natural contra el eczema reduciendo sus síntomas.

Además, también es importante mencionar que según sea la densidad del tejido de lana merino, este puede ofrecer protección contra los rayos UV de hasta 50 UPF.

Materia prima ecológica

No nos engañemos, toda producción textil deja una huella en el planeta, pero algunas más que otras. Las fibras sintéticas son derivados del petróleo y suponen el 1,35% del consumo mundial de este combustible fósil. En cambio, la lana proviene de las ovejas que son esquiladas una vez al año, tras lo cual el vellón vuelve a crecer, con lo cual es renovable. Si te preocupa el bienestar animal, decirte que los esquiladores tienen manos expertas y no causan ningún daño a las ovejas.

image 12

No podemos decir que la lana no contamine el medio ambiente porque en todo el proceso, desde la cría de la oveja hasta que llegue a tu casa el paquete con una camiseta térmica, se está generando una huella de carbono. Las ventajas de la lana merino es que es reutilizable y 100% biodegradable.

Al ser antibacteriana y no generar olores, no necesita lavarse tan habitualmente lo que contribuye a ahorrar energía. Pero lo más importante es que no genera microplásticos como hacen las fibras sintéticas cada vez que las lavamos. Pequeñas partículas de plástico que están por todas partes, incluso en la placenta humana.

mid adult woman cycling in field with sheep new z 2021 11 17 01 49 09 utc

Para terminar, no nos queremos olvidar de algo muy relevante: la producción de lana merino fija población en las zonas rurales, evitando la despoblación y abandono de pueblos y grandes extensiones de terreno en las que, sin las ovejas pastando, el campo se llena de combustible para los incendios. Si lo quieres ver desde el punto de vista del ciclista: La ropa de ciclismo de lana merino contribuye de alguna forma a cuidar la naturaleza y a que los caminos y senderos estén limpios para pedalear por ellos.   

2 comentarios en “Lana Merino en la ropa de ciclismo: Buena por naturaleza”

    1. Siroko

      Hola Carlos,

      Muchas gracias por el comentario. Nos alegra que te haya gustado el artículo. Siempre tratamos de aportar información para que el consumidor conozca los materiales que va a usar.

      Saludos

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


artículos destacados