desperfectos

4 formas en las que tu bicicleta puede dañar tu ropa de ciclismo

En un post anterior te dimos toda una serie de consejos sobre cómo cuidar tu ropa de ciclismo para alargar su vida útil al máximo. En este vamos a poner la atención en cómo la bicicleta, si no la mantenemos en buen estado, puede terminar estropeando o desgastando antes de tiempo tu kit ciclista.

Si nos paramos a pensar que daños puede causar nuestra amiga de dos ruedas a nuestra vestimenta ciclista lo lógico es suponer que solo se verían afectadas las prendas en contacto con la bici: Culotte, guantes y zapatillas, que corresponden a los tres puntos de apoyo: Sillín, manillar y pedales. Sigue leyendo y descubrirás que hay otra prenda, muy querida y valorada por los ciclistas, que también queda marcada por nuestra amada bicicleta.

Culotte y Sillín

siroko bx squadra

Lo único que separa nuestro culo del sillín es el culotte. Si la badana está pegada a nuestra piel, la lycra lo está al sillín, así que cualquier mal roce que surja en esta íntima relación puede terminar dañando el culotte.

Si el sillín tiene costuras, rugosidades o una decoración abultada es muy posible que la tela del culotte que está en contacto con esa zona termine sufriendo algún deterioro. Puede ir desde un pilling leve si es una parte donde solo hay presión, hasta algún desgarro o rotura si es una zona con mucho rozamiento por el pedaleo.

Si tenemos una caída, el sillín suele terminar con algún raspón en los laterales de la parte ancha. Cuidado con esto porque pueden quedar zonas muy afiladas o punzantes donde se te puede enganchar la lycra del culotte.

Además hay que ir pensando en cambiar el sillín en cuanto veamos que alguna parte del tapizado se empieza a abrir o despegar como consecuencia del uso. 

Guantes y Manillar

Por seguridad y comodidad debemos usar guantes cuando andamos en bici. Nos protegen en caso de caída y, si son guantes con acolchado, nos aportan confort al apoyar las manos en el manillar. El desgaste y deterioro de los guantes dependerá del tipo de bicicleta, de la posición y del agarre que haga el ciclista.

guantes

En las bicicletas de montaña el apoyo se hace sobre los puños. Según el tipo de material con el que estén hechos el deterioro del guante será menor o mayor, lento o rápido, pero ten por seguro que habrá desgaste. 

Unos puños con buen agarre tenderán siempre a degradar más el guante, pero es lo que hay. En la MTB necesitamos agarrar bien el manillar para mover y tener control sobre la bici. Mejor cambiar de guantes cada cierto tiempo que no poder dar pedales porque hayamos sufrido una caída. 

Cuanto más suaves y blandos sean los puños, mayor vida tendrán nuestros guantes, pero depende de cómo agarremos el manillar y de la posición de las manos. Como decíamos, en el mountain bike las manos del biker son fundamentales y prácticamente el 100% del tiempo vamos agarrados, por eso el deterioro del guante es mayor en la zona interna entre el pulgar y el dedo índice. También toda la parte de la palma de la mano, principalmente donde comienzan los dedos y donde nos suele doler cuando llevamos mucho tiempo apoyados en una mala posición.

En la bicicleta de carretera la historia cambia porque el apoyo y el tipo de agarre es diferente. El contacto entre manos y manillar es mucho más relajado que en el MTB y al ejercer menos fuerza en el agarre, los guantes por lo general sufren menos y duran más, pero de nuevo depende de cómo cogemos el manillar y dónde llevamos las manos más habitualmente.

La posición más habitual es llevar las manos en las manetas de cambio y estas llevan goma en la zona del mango, así que es normal que los guantes cortos tengan desgaste en la zona interna entre el pulgar y el índice. Además, en los guantes largos, toda la parte lateral interna del pulgar del guante sufre bastante. La culpa es de millones de años de evolución que nos ha dado un pulgar oponible que debemos usar para agarrar las manetas sobre todo cuando nos ponemos de pie. Como no todos los ciclistas colocan las manos y los dedos igual sobre las manetas, no todos tendrán el mismo desgaste en los guantes.

La parte recta central del manillar de carretera es el segundo lugar donde solemos dejar caer nuestras manos, agarrándolo o simplemente apoyando las palmas. No te preocupes por los guantes porque aquí no sufren prácticamente nada. Lo mismo que cuando bajamos nuestras manos a toda la parte curvada que está debajo de las manetas, lo que se conoce como “drops”. En ambos casos, a no ser que tengas una cinta de manillar que sea lija pura, tus guantes no van a padecer mucho.

Zapatillas y Pedales

Que levante la mano el ciclista que use pedales automáticos y que al intentar enganchar la cala no se le haya resbalado el pie golpeando con el pedal en la suela y dejando una bonita marca. A todo el mundo le ha pasado en alguna ocasión, pero hay más.

orange flanders socks

Las zapatillas además de con los pedales también suelen rozar con las bielas, en algunos ciclistas incluso con las vainas traseras. Si llevamos una cadencia de 90 pedaladas por minuto y salimos 6 horas a la semana, eso son 32.400 giros. Quizás no en todos hay roce, pero con el tiempo, después de muchas pedaladas, la parte interna de las zapatillas a la altura del talón y la biela terminan desgastadas. En algunos ciclistas no se puede hacer nada porque su posición encima de la bici es correcta y el pedaleo redondo, pero en otros casos sí que se puede evitar con una visita al biomecánico para ajustar las calas o la posición sobre la bici.

¡Adiós Calcetines!

Nuestros amados y queridos calcetines no están en contacto directo con la bicicleta y en cambio es una de las prendas de la ropa de ciclismo que más sufre porque el roce se produce de forma ocasional y fortuita, y termina con manchas, deshilachados y pequeños cortes.

gavia socks

A la altura de los calcetines están los dientes de los platos que son punzantes y que pueden rozar la tela y romperla. Recuerda que si llevas zapatillas de ciclismo de cordones estos deben de estar recogidos para que no se enganchen. También si el cable de cambio delantero está en mal estado puede enganchar la tela del calcetín y deshilacharlo

Si rozamos con los dientes del plato igual nos libramos de romper la tela, pero seguramente nos va a quedar una bonita mancha. Cualquier calcetín que no sea negro es el blanco perfecto para terminar manchado con la suciedad, exceso de grasa o lubricante, de la cadena, platos o pedales. La mancha pasa desapercibida con calcetines negros, pero con el resto la vamos a llevar hasta que volvamos a casa y lavemos los calcetines. Al ser suciedad mezclada con grasa cuesta un poco limpiar el borrón. Te recomendamos que los laves a mano con agua ligeramente caliente y un poco de jabón neutro. 

Aún teniendo todo bien limpio, es complicado no terminar con el calcetín manchado en cuanto contacta con alguna parte de la transmisión o con los pedales. Lo único que puedes hacer es practicar la forma en que subes y bajas de la bici, el enganche y desenganche de los pedales, y dónde colocas los pies cuando estás en la bici, pero no estás dando pedales, que es cuando más riesgo hay de manchar los calcetines. 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.