cover 116

6 causas de molestias y dolores andando en bicicleta

Aunque es cierto que el ciclismo es un deporte muy beneficioso para la salud, cualquier ciclista ha sentido algún tipo de molestia montando en bici. Desde el clásico combate culo-sillín donde nuestro trasero siempre lleva las de perder, hasta el incómodo ardor en los pies pasando por un sinfín de molestias y problemas que además se manifiestan en diferentes grados de intensidad. Puede ser una simple molestia ocasional, un dolor que aparece después de 1 o 2 horas sobre la bicicleta, una sensación constante de incomodidad o algo que nos impide por completo pedalear. Para aliviarlos recurrimos a todo tipo de soluciones: nos ponemos de pie sobre los pedales, cambiamos la posición de las manos, hacemos estiramientos o vamos a fisioterapia, pero el alivio es momentáneo y, al final, si no encontrar el origen, el dolor vuelve a aparecer. Estas son las 6 causas más comunes que nos generan incomodidad, molestias, dolores y lesiones en el ciclismo: 

Baja forma y/o falta de hábito

image 5

Cuando alguien empieza a andar en bicicleta es normal que tenga dolores por doquier. Lo mismo que cualquier ciclista que retoma la práctica del ciclismo después de mucho tiempo. Las principales molestias aparecen en el culo, pero también en las piernas, espalda, cuello y manos. La mayoría desaparecen al recuperar la forma o cuando el cuerpo se acostumbra al ejercicio y la postura. Si persisten es que hay algo que no está bien, aunque también pueden aparecer nuevos dolores que entrarían dentro del siguiente grupo.

Andar mucho y/o muy rápido

image 4

Si hasta los ciclistas profesionales acaban molidos después de muchas etapas o de carreras muy intensas, es normal que el resto de los mortales terminemos con dolores después de 5 o 6 horas subiendo y bajando puertos, o si nos acoplamos en posición aero para ir más rápido. Este tipo de “sufrimiento” es intrínseco al ciclismo cuando se practica mucho e intensamente. Son molestias que se pueden aliviar, pero la gran mayoría no te las quita ni el mejor biomecánico.

Posición incorrecta en la bici

image 3

Esta es sin duda la causa más común y la que más variedad de dolores provoca. El problema puede estar en cualquier sitio, desde la colocación de las calas hasta la altura del manillar, pasando por la altura y tipo de sillín o el largo de la potencia. Encontrar el origen no es tan sencillo como ver un par de tutoriales, empezar a aflojar tornillos y mover componentes porque puede que solucionando un problema aparezca otro. Si usas bastante la bicicleta y quieres evitar dolores e ir lo más cómodo posible, nuestra recomendación es que hagas un estudio biomecánico. Es costoso, pero piensa que además de ir más cómodo y más rápido durante más tiempo, también evitas lesiones y, a la larga, ahorras dinero en médicos, fisioterapia, masajes… Además de dejar la bicicleta a tu medida, un estudio biomecánico completo también puede revelar que el origen del dolor está dentro de alguno de los dos siguientes grupos.

Asimetrías corporales

Un buen biomecánico empezará el estudio con una serie de preguntas sobre tu estado físico, dolores, lesiones, experiencia, tipo de ciclismo, cómo usas la bicicleta… Después lo habitual es realizar una exploración/medición para conocer el rango de movilidad articular del ciclista y detectar posibles asimetrías. Un pie más corto, una pierna más larga que otra, una lesión de cadera, rodilla o tobillo, pueden provocar que nuestro cuerpo busque un equilibrio generando dolores y molestias en ciertos músculos y articulaciones del mismo lado, del contrario o de otra zona como suele suceder en la zona lumbar cuando se tiene algún problema en la cadera.

Debilidad o desequilibrio muscular

image 2

Tanto en cuestiones de fuerza como de flexibilidad, por eso es importante hacer ejercicios de fuerza y trabajar la plasticidad de todos los músculos. Los que utilizamos en el pedaleo, los que no usamos al pedalear, pero nos ayudan a ir cómodos en la bici, y los que con la práctica del ciclismo terminan debilitados o acortados. Más aún si por cuestiones laborales pasas mucho tiempo con el culo en una silla o asiento. A no ser que el desequilibrio o debilidad sea muy notable, no es fácil de detectar. Por eso, ante cualquier dolor continuado en el tiempo es fundamental ponerse en manos de un especialista en fisioterapia, biomecánica o medicina deportiva para realizar todos los estudios y test necesarios.

Ropa y accesorios inadecuados

image 1

En el blog de Siroko no nos podíamos olvidar de todas esas molestias, incomodidades y dolores que puede generar la ropa y accesorios de ciclismo. Tanto si no se usan como si se usan de forma incorrecta.

Aquí el culo y la entrepierna tienen mucho que decir. No solo es recomendable llevar culote con badana, sino que hay que hacerlo sin ropa interior debajo y de la talla apropiada para que no quede flojo, la badana no se mueva, cumpla su función y no provoque irritación. Ten en cuenta que los tejidos son muy elásticos así que si estás entre dos tallas, escoge siempre la inferior.

Si tenemos dolores o molestias en las manos o en los dedos puede ser porque no utilizamos guantes o porque estos no tengan acolchado suficiente para soportar la presión que ejercemos sobre el manillar.

Por último, también debemos fijarnos en el tercer punto de apoyo de nuestro cuerpo sobre la bici: Los pies. Unas botas excesivamente apretadas, unas pequeñas o de horma estrecha o unos calcetines muy gordos, pueden dificultar el flujo de sangre a los pies, ejercer demasiada presión y generar adormecimiento u otro tipo de molestias.

2 comentarios en “6 causas de molestias y dolores andando en bicicleta”

    1. Siroko

      Hola Maxi,

      Gracias por comentar.

      Respecto a ese tipo de dolor, el origen no siempre es debido a un mal ajuste de la bicicleta, también puede ser un core débil que hace que sobrecargues la zona lumbar, el desgaste por la edad, algún desequilibrio por trabajar sentado en mala postura o asimetrías corporales (la más habitual es en las piernas).

      Por supuesto, un ajuste incorrecto de la bicicleta puede provocar ese dolor, pero puede ser por varios motivos:

      Sillín demasiado alto.
      Sillín excesivamente retrasado o adelantado.
      Sillín muy estrecho.
      Manillar muy bajo o muy alto.
      Potencia muy larga o muy corta.
      Calas mal situadas.

      SOLUCIÓN: Estudio biomecánico, fortalecer el core para soportar mejor la tensión, ejercicios de flexibilidad y mejorar la postura en el trabajo.

      Esperamos haberte ayudado.

      Saludos

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.