¿Las gafas fotocromáticas son buenas para el ciclismo?

La versatilidad de las lentes fotocromáticas es perfecta para el ciclismo, un deporte expuesto a cambios lumínicos causados por la meteorología y por las diferentes circunstancias del terreno por el que pedaleamos. En esta entrada del blog vamos a aclarar dudas y responder algunas preguntas habituales en torno a este tipo de lentes. Vamos allá:

¿Qué son y cómo funcionan las gafas fotocromáticas?

Las gafas fotocromáticas son aquellas cuyas lentes se aclaran o se oscurecen según la cantidad de radiación ultravioleta que reciben. Si hace mucho sol se pondrán más oscuras y si no hay sol se pondrán más claras. Es importante decir que, tanto estando claras como oscuras, las lentes bloquean los rayos UV y UVB, y lo único que varía es la cantidad de luz que dejan pasar. 

Esto se consigue gracias a unos compuestos cuyas moléculas alteran su estado cuando reciben rayos UV. Resumiendo mucho: Delante de nosotros se produce una reacción química en la cual el enlace entre los átomos de carbono y de oxígeno de la molécula se rompe al recibir los rayos UV. Este proceso es reversible así que en cuanto la radiación ultravioleta desaparece el eslabón vuelve a su estado inicial. Pura magia. 

¿Cuánto tarda en cambiar una lente fotocromática? 

El tiempo de transición entre el punto más claro al punto más oscuro varía según la calidad de la lente. Cuanto más rápido cambie mejor será. En los mejores modelos está en torno a 1 minuto y aún así esta velocidad puede variar dependiendo de las condiciones lumínicas exteriores. No es lo mismo entrar en un túnel que pasar por un sendero que tiene claros y sombras. 

La transición, sea más o menos veloz, no se produce bruscamente sino que se realiza de forma gradual. Si nos paramos a pensar lo que puede ser un 1 minuto encima de una bici nos damos cuenta que incluso eso puede ser demasiado tiempo, pero la tecnología a día de hoy no permite mayor rapidez y la mires por donde la mires una gafa fotocromática siempre va a tener más ventajas que inconvenientes.

¿Cómo son de oscuras las lentes fotocromáticas?

Una lente fotocromática no es tan oscura como una lente normal. La normal tiene un negro intenso que esconde los ojos y bloquea más luz. Mientras que la fotocromática tiene un tono negro ahumado que puede dejar ver los ojos y bloquea menos luz. 

Las mejores lentes permiten pasar entre 2-3 grados de transmisión de luz visible en una escala de categorías que va del 0 al 4, siendo la categoría cero la que más luz deja pasar y la 4 la que más luz bloquea. Unas lentes fotocromáticas cuando están casi transparentes dejan pasar en torno al 43-80% de la luz (categoría 1), y cuando están tintadas pasa solo entre un 8-18% de luz (categoría 3). 

¿Cuándo usar unas gafas fotocromáticas?

Los ciclistas que disfrutamos de la MTB son los que más partido le sacamos a las gafas fotocromáticas porque circulamos por terrenos donde la luminosidad varía rápida y radicalmente en muy pocos minutos. En un bosque con poca luz no tendremos que quitarnos las gafas corriendo el riesgo de perder el control si no paramos o que sin ellas nos entre algo en el ojo y tengamos un accidente. 

En la carretera y en la montaña podemos usar este tipo de lentes cuando salimos muy temprano y aún no tenemos luz, o cuando salimos muy tarde, el sol comienza a decaer y sabemos que vamos a volver de noche. En estas circunstancias unas gafas fotocromáticas son ideales porque con unas gafas normales tendrías que quitártelas para poder ver correctamente, guardarlas en el maillot o, lo más habitual, ponerlas en el casco. Todos los ciclistas lo hacemos pero hay que admitir que sin gafas se nos enternece el ojo, lloramos como una Magdalena, y además somos objetivo de insectos que parece que estaban esperando a que nos quitásemos las gafas.

Por último son también perfectas para esos días nubosos donde el sol no termina de imponerse o cuando sabes que el sol radiante no va a durar mucho y se va a terminar nublando. Con algo de lluvia se ve mejor que con unas normales y para condiciones donde la luz es muy plana o la visibilidad es escasa, como cuando hay niebla o bruma, podemos recurrir a lentes fotocromáticas de diferentes colores que dan más definición ya que ofrecen más contraste y relieve a nuestra visión.

¿Hay gafas fotocromáticas polarizadas?

Sí, algunos modelos de lentes fotocromáticas de alta gama son al mismo tiempo polarizadas con lo que nos evitan los reflejos. No tienes que irte muy lejos para buscarlas, aquí en Siroko tienes lentes fotocromáticas polarizadas.

¿Qué inconvenientes tienen las gafas fotocromáticas?

Ya hemos comentado varios. El primero que el cambio no se produce al instante con lo cual puede suceder que entremos en un túnel y cuando salgamos la lente siga casi igual. Con unas gafas de sol normales no cambiaría mucho la historia y en cambio las fotocromáticas nos dan más rango de transmisión de luz, y oye, después de un túnel siempre suele haber alguno más.  

Otro problema es que las lentes fotocromáticas de plástico (triacetato o policarbonato) pierden propiedades con el paso del tiempo, pero estamos hablando de bastante tiempo (en torno a 2-3 años). Admítelo, antes de que caduquen ya te habrás comprado un modelo nuevo. Las lentes fotocromáticas minerales son eternas pero más pesadas, mucho más caras, más delicadas y nada recomendables para practicar ciclismo.

Por último hay algunos modelos de lentes fotocromáticas que no funcionan bien con temperaturas extremas y es porque algunos compuestos son termocromáticos además de fotocromáticos. Es decir que a una determinada temperatura la lente se puede quedar clara y no oscurecerse o viceversa. No hay que asustarse. Primero porque estamos hablando de temperaturas muy altas o muy bajas. Y segundo, porque las lentes fotocromáticas de alta calidad no son sensibles a la temperatura y funcionan perfectamente en condiciones extremas hasta donde nosotros hemos podido testar. Si alguien nos deja una sauna y una cámara de congelación industrial con ventanas transparentes que dejen pasar los rayos UV y donde entre una bici podemos seguir probando. 

Bromas aparte, esperamos que este artículo disipe tus dudas acerca de las lentes fotocromáticas y te ayude a ver la clara utilidad que tienen para la práctica del ciclismo de montaña y de carretera.

← Volver al blog

También te puede interesar...